tel: (0598) 2600 1527
fax: (0598) 2600 2226
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

WAPP

Nos estamos acostumbrando...

 
" Ana María... Vos tenes whastapp ? "


-si, le respondí, por qué me preguntas?


Dame tu numero así te pongo en mi grupo...

Esta conversación se dio en el pasillo principal mientras me dirigía al comedor y el niño (de tercer año) caminaba con su cepillo de dientes hacia el baño.

Nadie, ni el más perspicaz de los docentes podía haber imaginado hace solo 5 años atrás que este instrumento sería tan utilizado entre alumnos y padres hasta ser casi imprescindible...


Hoy en los colegios circulan los más variados grupos de adultos con cierto "toque de autor":
- whastapp de la generación, de la clase, de los padres más amigos entre sí, de los que van a deporte juntos, de las madres que se organizan para pasarse los deberes (de sus hijos), etc etc

Sin querer opinar sobre la utilidad o no de los mismos (eso es potestad de cada uno) lo cierto es que se han convertido en un verdadero problema para las escuelas.


Nos estamos acostumbrando a que circulen comentarios cada vez más fuertes...una pregunta ( en principio simple) puede ser disparador de la catarata de comentarios más y más agresivos donde caen por turnos padres (que a veces están leyendo lo que se dice de ellos o de sus hijos en el propio grupo), alumnos, docentes y todos quienes integramos la Comunidad.


Nos estamos acostumbrando a que las tareas sean actividades de los padres y no responsabilidades de los hijos quitándoles así la responsabilidad que les es propia.


Nos acostumbramos paulatinamente a que los valores con los que pretendemos formar estas generaciones se desvirtúen en una competencia adulta que desluce sus posibilidades y hecha por tierra la autoestima del hijo que creemos "defender".


Nos acostumbramos a recibir 50, 100 y más mensajes por día con temas recurrentes y las más variadas opiniones utilizando un recurso que podría (y en excepcionales casos lo logra) ser una vía de comunicación constructiva.


Nos llegan reclamos diariamente de familias asombradas de lo que se dice y el nivel de agresión que contienen. Podemos decir - lo hacemos- que salgan de grupo pero, para nuestra sorpresa, nos explican la exclusión de las que han sido objeto llegando a trasladar est aislamiento a sus hijos (y no estamos exagerando!) Nos estamos acostumbrando a que el mundo del niño ya no sea SU escuela, que se convierte así en un mundo invadido por los padres y le deja un espacio privado cada vez menor.


Claro que ningún padre quiere eso, no es propósito de ninguno...pero este acostumbramiento a desconocer códigos de convivencia respetuosa y solidaria está generando enemistades entre adultos y un gran estress entre los niños.


Contrariamente a lo que se cree, entrar en su vida escolar no les hace bien a los niños: este mundo paralelo es ajeno a sus verdaderos  intereses y a ninguno le gusta estar involucrado con su familia en un problema en el que, al final, termina siendo un actor secundario.


Las peleas entre los niños se generan y resuelven en la escuela, cuando se involucran los padres en el conflicto las heridas son difíciles de sanar y no se resuelven fácilmente, los adultos arrastramos rencores que el corazón puro de los niños no permite.


Ellos  son "mejores amigos hoy" y mañana no...se pueden pelear y perdonarse casi de inmediato, de eso se trata la adquisición de los hábitos de convivencia.


No nos acostumbremos a esto: repensemos como adultos otra forma de ayudar y acompañar a nuestros hijos. No invadamos su mundo escolar... Las herramientas que adquiera en esta edad las necesitará mucho en el futuro...cuando no podamos estar dentro del "boliche", ni en "las previas" , ni estemos encima de su hombro diciéndoles  "decí que NO " a eso que le estén ofreciendo...


Cuídense también como padres: fortalecerse como grupo es importante hoy y lo será más entonces: mismas costumbres, mismos códigos y una historia de confianza ganada que les dará mayor tranquilidad ...

Al final, al niño lecontesté que no le daba mi número porque no lo necesitaba y porque no integro - afortunadamente- ningún grupo de whastapp ...

Ana María

 

Volver a la home de PRIMARIA